Óxidos de Azufre SO2
Material particulado PM10 / PM2'5
Óxidos de Nitrógeno NO / NO2
Monóxido de Carbono CO
Ozono O3
Benceno Tolueno Xileno BTX
El Ruido
 
 
 

Óxidos de Nitrógeno NO / NO2

Los principales compuestos del nitrógeno presentes en la atmósfera son N2O, NO, NO2, NH3 y las sales de NO2 - , NO3-, y NH4+. El primero de estos compuestos, el óxido nitroso (N2O) es un gas incoloro emitido en casi su totalidad por fuentes naturales, principalmente por la acción bacteriana en el suelo y por reacción entre N2 y O y O3 en la alta atmósfera. Se emplea este gas como anestésico. Es inerte químicamente bajo condiciones ordinarias de temperatura y no está considerado como un contaminante atmosférico. El segundo, el óxido nítrico (NO), es emitido tanto por fuentes naturales como antropogénicas. La combustión de carburantes a elevadas temperaturas es la principal fuente artificial de NO.

El dióxido de nitrógeno (NO2) es emitido en pequeñas cantidades junto con el NO pero fundamentalmente se origina por oxidación del NO en la atmósfera. Tanto NO como NO2 están considerados como contaminantes del aire y son conocidos conjunta y habitualmente bajo el nombre de NOx . Aunque el amoniaco (NH3) es emitido fundamentalmente por fuentes naturales, puede llegar a ser un contaminante atmosférico cuando se emite en cantidades lo suficientemente elevadas como para producir concentraciones locales más elevadas que la concentración ambiental de fondo. Por último, las sales amónicas y los nitratos aparecen como contaminantes secundarios, resultado de la reacción y conversión en la atmósfera del NO, NO2, y NH3.

Los óxidos de nitrógeno, son habitualmente eliminados de la atmósfera a través de la formación de materia particulada y aerosoles. La mayor parte de estos compuestos, terminan en forma de nitratos eliminados por su retención en las nubes, arrastre por agua de lluvia y sedimentación por deposición en forma seca.

Los óxidos de nitrógeno se forman durante los procesos de combustión a elevadas temperaturas por la oxidación del nitrógeno del aire o presente en el combustible. La fuente principal de óxidos de nitrógeno, óxido nítrico NO y dióxido de nitrógeno NO2 procede directamente del tráfico rodado, siendo este responsable de aproximadamente la mitad de las emisiones en Europa. Las concentraciones de NO y NO2 son habitualmente elevadas en áreas urbanas donde el tráfico es más intenso. Otras fuentes importantes de este contaminante son las centrales térmicas productoras de energía eléctrica, instalaciones domésticas de calefacción y procesos industriales.

   
Penacho emitido desde un sistema de combustión industrial
   

Los óxidos de nitrógeno, producen una enorme variedad de impactos sobre la salud y el medio ambiente. Es un irritante de las vías respiratorias, puede exacerbar el asma y es susceptible de provocar incrementos en las infecciones de las vías respiratorias. En presencia de la luz solar, reacciona con los hidrocarburos para originar contaminantes fotoquímicos como el ozono. Además los óxidos de nitrógeno tienen una vida media de un día en su camino reactivo hacia la formación de ácido nítrico. Este ácido nítrico es eliminado de la atmósfera por deposición directa en el suelo o transferido a las gotas de agua ( nubes o agua de lluvia ) que contribuyen directamente a la deposición ácida.

 

Aspectos epidemiológicos de la exposición al NOx

La presencia de óxidos de nitrógeno en la atmósfera urbana, es plenamente reconocida por la totalidad de la población. En el curso de sus actividades diarias, las personas humanas se encuentran expuestas al NO2 en un número diferente de situaciones o ambientes (residenciales, industriales, ocupacionales, transporte o actividades al aire libre). La exposición de las personas al NO2 consiste en su contacto con el aire a través de la capa más cercana a su organismo en un

ambiente con una concentración variable o específica y a lo largo de un determinado periodo de tiempo. La exposición integrada al NO2 es la suma de todas las exposiciones individuales en todos los intervalos posibles para todo un conjunto de ambientes, donde las unidades de exposición y concentración se multiplican por el tiempo.

La importancia de su conocimiento primario se debe al interés que suscita la toxicidad de los compuestos químicos considerados de forma individual, sus mezclas, o la reacción de estos óxidos de nitrógeno con otras especies químicas presentes en el aire urbano, y sus productos de reacción con hidrocarburos o incluso con el ozono. Como ya hemos explicado de la totalidad de compuestos del nitrógeno presentes en las atmósferas urbanas los más importantes son el NO y el NO2 . Es posible después de un rastreo somero realizado en diferentes bases de datos, encontrar más de 100.000 referencias a publicaciones científicas relativas al ámbito de la toxicidad de estos dos compuestos químicos y a sus efectos sobre las personas, los animales o las plantas. Sus mecanismos de acción, efectos sobre los sistemas enzimáticos. Daños sobre la morfología del tejido pulmonar etc., aunque al final, la mayoría de los estudios epidemiológicos en sentido estricto componen un rompecabezas de dificil solución.

Por ello es importante no limitar cualquier estudio al efecto del NO2 y si extenderlo al estudio de los NOx .

Cualquier recopilación moderna que tienda al análisis de los efectos de este conjunto de especies químicas, demanda de un análisis previo de la información clínica existente con carácter previo a cualquier evaluación epidemiológica o a estudios de carácter ocupacional. Estudios verificados sobre animales de laboratorio (ratas) sometidos a exposiciones controladas al NO2 determinan que los cambios más importantes aparecen cuando estos animales se encuentran sometidos a exposiciones prolongadas. La secuencia de cambios en ratas sometidas a exposiciones al NO2 siguen el siguientes esquema:

· Daños agudos en las células epiteliales.
· Edema pulmonar.
· Cambios morfológicos en las pequeñas vías aéreas y en el parénquima pulmonar.
· Enfermedad y enfisema pulmonar.

Los resultados finales muestran una reducción del flujo de aire en los pulmones, como resultado de una reducción del diámetro interno de los bronquiolos, así como una acumulación de las secreciones mucosas y serosas al aparecer una exacerbación de las células bronquiales. Pueden aparecer de forma paralela exudados de carácter fibroso. Los estudios clínicos verificados sobre personas, se han realizado hasta la fecha sobre voluntarios expuestos a concentraciones variables de NO2 durante cortos periodos de tiempo y en condiciones controladas. Los estudios se han realizado sobre grupos de voluntarios que eran expuestos tanto a exposiciones únicas al NO2 como a este contaminante en presencia de otros, SO2 , partículas en suspensión y en algunos casos oxidantes fotoquímicos.

Los resultados obtenidos mostraron que la aparición de alteraciones sucede a partir de las dos horas de exposición a concentraciones superiores a los 2 mg/m3 donde se detectaban incremento a la resistencia de las vías aéreas. Estos estudios verificados sobre pacientes sanos fueron comparados con los resultados de exponer a voluntarios que acarreaban algún tipo de enfermedad pulmonar crónica como la bronquitis obstructiva observándose como las concentraciones que daban lugar a este incremento de la resistencia aérea de las vías respiratorias aparecía a partir de concentraciones superiores a 0.94 mg/m3 . Cuando el grupo de pacientes expuestos estaba caracterizado por padecer asma, estos niveles de concentración se reducían aún más apareciendo la resistencia a partir de concentraciones superiores a los 0.19 mg/m3 en periodos no superiores a una hora. Estos últimos pacientes incrementaban sus síntomas si eran tratados con algún tipo de agente broncoconstrictor.